SOBRE AGUAHARA / MASAJE Y DANZA EN EL AGUA

EXPERIENCIAS ACUÁTICAS AGUAHARA

Un modo de arte sanador en el agua

Aguahara abre espacios de experiencias acuáticas profundamente beneficiosas con las que disfrutar de forma tanto individual como colectiva, en relación al masaje y danza en el agua.


Proporcionan un viaje placentero

Que estimula la atención plena centrada y percepción ampliada, con el cuerpo globalmente involucrado en una danza de movimientos multidimensionales, sostenido y envuelto por el agua.


Permitirnos espacio de percibirnos a nosotros mismos

Propician de forma rápida el estado meditativo, llevando el foco de atención hacia uno mismo y a habitar el cuerpo. Autoexploración percibiéndonos en escucha interna. Abriendo camino a la alegría profunda.


Efecto beneficioso

Inducen poderosamente a estados de serenidad profunda y de entrega a lo más natural, ancestral, vital y sencillo de uno mismo, lo que conlleva acceder a nuestra armonía física-mental-emocional-energética, gracias al poder del agua, la técnica y la consciencia.

Se obtienen innumerables beneficios en la salud, entre ellos los depurativos, vitalizadores, equilibradores.

Que el organismo vaya adoptando su armonía natural lleva a que podamos notar actitudes renovadas inspiradoras.

El modo de tratamiento tiene orientación de disponer las condiciones de calma, bienestar y sencillez que permitan acceso a la escucha profunda de la sabiduría corporal en la que radica verdaderamente la capacidad terapeútica. Respeta y potencia el poder autocurativo del cuerpo. Considera la importancia de disfrutar, simplificar y vivir acorde al mayor potencial de plenitud y gozo, como medio eficaz de mantener el estado natural de salud.


Resolver desde el cuerpo, desde el agua interna

Comprensiones no mentales sino vivenciales.

Estar en el medio líquido que envuelve totalmente a la persona, y con la presencia cercana de otro ser ó seres que le acompañan y le dan contención y contacto, conduce por memoria corporal al estado que la experiencia corporal relaciona con el vivido en el vientre materno, momento vital en el que aún no había condicionamientos adquiridos. Desde este estado embriónico de neutralidad, simplicidad, naturalidad, se percibe de forma más simple, abriéndose una oportunidad clarificadora natural para identificar condicionamientos y creencias limitantes, soltar fijaciones, desplegar la propia verdad interior sencilla y renovar la información registrada en el agua de nuestro cuerpo reescribiendo registros desde el gozo.


Soltar cargas

Liberar en todos los niveles, tensión, peso de la gravedad, depuración de toxinas y condicionamientos mentales.


Conciencia “líquida”

Las dinámicas con el agua nos armonizan potenciando nuestra facultad “líquida”, lo que nos confiere apertura de enfoque, atención centrada, creatividad, intuición, claridad, curiosidad, sencillez, integración, una comprensión directa con fluidez vital, mas allá de los límites mentales. Descubrirnos desde nuestra esencia auténtica y creativa.


Posibilidades multidimensionales de movimiento

Las condiciones de ingravidez del agua permiten aperturas y posibilidades de movimiento sobre el cuerpo ampliadas respecto a las de las técnicas corporales de tierra, semejante a expandirse volando libre en el espacio con trayectorias helicoidales y multidimensionales, aligeraciones intervertebrales y en órganos. Llevar al cuerpo a estas nuevas referencias abre estados de conciencia y perspectivas en la mente. Contrarrestar la gravedad beneficia estructuras óseas, articulaciones y órganos, contribuyendo a un rejuvenecimiento orgánico.


Entregarse al agua

Descubrirse desde la quietud para abrir posibilidad a formas de movimiento espontáneas y auténticas de la sabiduría del propio cuerpo, la danza natural con el mínimo esfuerzo, más allá de fijaciones y costumbres corporales.

En las condiciones de libertad y soporte adecuadas en el agua, permitir que el mismo cuerpo apunte hacia las recolocaciones necesarias y dar lugar a sus micromovimientos de autoajuste que reestablecen el bienestar natural.


Entendimientos lúcidos

Favorece comprensiones profundas, informaciones-registros nuevos en el sistema nervioso y percepciones vibrantes. Nos conecta con recursos internos y capacidades impregnadas en nuestra agua interna.

Transmite la sensación de libertad, ingravidez, plenitud, serenidad, juego, simplicidad, fuerza, fluidez, una comprensión vivencial más allá de los límites y condicionamientos mentales.


Caricia de agua

Los movimientos generan un masaje que acaricia la piel, relacionada con el sistema nervioso, generando efectos beneficiosos inmediatos.

Ayuda terapeútica efectiva en :

- Disminuir el estrés

- Apaciguar dolores

- Mejorar el descanso y el sueño

- Estimular el drenaje linfático de desintoxicación

- Activar el sistema circulatorio y la nutrición de tejidos

- Liberar la columna, las extremidades y las articulaciones

- Fortalecimiento físico muscular

- Acrecentar movilidad y coordinación

- Dar flexibilidad y relajación

- Habilitar una respiración profunda total

- Aumentar capacidad cardiorespiratoria

- Producir hormonas endorfinas de bienestar

- Reforzar el sistema inmunitario

- Superar fijaciones emocionales no resueltas

- Incrementar conciencia y sensibilidad corporal

- Equilibrar físico-mental-emocional-energético

- Favorecer el sistema nervioso

Referencias

Aguahara, desarrollado por el investigador alemán Alexander Siebenstern en Mexico, se ha extendido en los últimos años alrededor del mundo.

Comparte bases con técnicas acuáticas (JANZU, WATSU, WATERDANCE, HEALINGDANCE), artes marciales y disciplinas milenarias (YOGA, MASAJE THAI); Constituyendo un valioso sistema abierto en continua evolución, libre de dogmatismos, creando y acogiendo enriquecedores avances multidisciplinares, valorando la inspiración y autenticidad especial de cada practicante.